Dirección General de Industria y Energía
012

RECOMENDACIONES

Recomendaciones

"los cables de conexión de las máquinas están sin canalizaciones protectoras en zonas de paso y de trabajo", "un alargador tiene conectado dos ladrones con los que se laimentan tres aparatos eléctricos"

Se denomina riesgo eléctrico a aquel susceptible de ser producido por instalaciones eléctricas, partes de las mismas, y cualquier dispositivo eléctrico bajo tensión, con potencial de daño suficiente para producir fenómenos de electrocución y quemaduras.

Hoy en día es difícil imaginar alguna de nuestras actividades, ya sean industriales o domésticas, sin la intervención directa o indirecta de la energía eléctrica.

Mientras permanecemos en casa, mantenemos esa sensación de seguridad propia del hogar. Pero la electricidad es un elemento de alto riesgo que siempre hay que considerar.

Las instalaciones eléctricas solo deben ser manipuladas eliminando todo riesgo. Si nos vamos a disponer a tocar cualquier cable, conviene atender algunas consideraciones básicas en cuanto a la prevención de este riesgo eléctrico como son:

  • Conocer el cuadro eléctrico: El etiquetado de los interruptores es fundamental para tener meridianamente claro qué interruptor usar, amén de comprobaciones regulares con el botón cilíndrico de prueba que debería cortar todo el suministro, restaurándolo a una nueva pulsación. Otras comprobaciones con el limitador de potencia también son interesantes, su salto con demasiada frecuencia puede indicar que nuestra instalación presenta alguna deficiencia. Saber cómo actuar sobre el cuadro eléctrico garantiza un primer nivel de comprobación que todos deberíamos conocer.

  • Revisiones periódicas: Todo lo que trabaje con electricidad (incluso un lavavajillas) debe ser comprobado de vez en cuando. Los electrodomésticos, sobre todo a partir de un tiempo de vida útil, deben ser comprobados en su tarea, al igual que utensilios electrónicos. Las instalaciones eléctricas en sus partes accesibles y/o visibles deben ser puntos de frecuente consulta visual.

  • Comprobación previa a reparación: Si nos disponemos a arreglar algo eléctrico, conocer a qué nos enfrentamos es fundamental. Si se trata de una instalación primero hay que comprobar cómo está planteada, si se trata de un electrodoméstico o útil eléctrico, los libros de instrucciones nos serán de gran utilidad.

La electricidad supone, por tanto, progreso y bienestar, pero también un riesgo para las personas y para sus bienes si se carece de los conocimientos o de los medios necesarios para su correcta utilización.

  • Antes de iniciar cualquier trabajo en baja tensión, se considerará que todos los cables conductores llevan corriente eléctrica, por lo que se comprobará previamente, mediante un verificador, la ausencia de tensión.

  • No se deben realizar trabajos en instalaciones eléctricas de ningún tipo, si no se tiene la formación y autorización necesarias para ello.

  • Debe tratarse de aumentar la resistencia del cuerpo al paso de la corriente eléctrica mediante la utilización de los equipos de protección individual adecuados, como guantes dieléctricos, casco, calzado aislante con suela de goma, etc.

  • Debe evitarse la utilización de aparatos o equipos eléctricos en caso de lluvia o humedad cuando: los cables u otro material eléctrico atraviesen charcos, los pies pisen agua o alguna parte del cuerpo esté mojada.

  • En ambientes húmedos, hay que asegurarse de que todos los elementos de la instalación responden a las condiciones de utilización prescritas para estos casos.

  • Debe evitarse realizar reparaciones provisionales. Los cables dañados hay que reemplazarlos por otros nuevos. Los cables y enchufes eléctricos se deben revisar, de forma periódica, y sustituir los que se encuentren en mal estado.

  • Toda máquina portatil eléctrica deberá disponer de un sistema de protección. El más usual es el doble aislamiento.

  • Las herramientas manuales deben estar: convenientemente protegidas frente al contacto eléctrico y libres de grasas, aceites y otras sustancias deslizantes.

  • No deben instalarse adaptadores (“ladrones”) en las bases de toma de corriente, ya que existe el riesgo de sobrecargar excesivamente la instalación; ni deben utilizarse cables dañados, clavijas de enchufe resquebrajadas o aparatos cuya carcasa tenga desperfectos.

  • Los cables eléctricos deben protegerse mediante canalizaciones de caucho duro o plástico, cuando estén depositados sobre el suelo en zonas de tránsito o de trabajo.

  • Todas las instalaciones deben estar en buen estado y ser revisadas periódicamente.

  • Los sistemas de seguridad de las instalaciones eléctricas no deben ser manipulados bajo ningún concepto, puesto que su función de protección queda anulada.

Contacto Eléctrico Directo: Cuando entramos en contacto con algún elemento que habitualmente está en tensión.

Contacto Eléctrico Indirecto: Cuando entramos en contacto con algún elemento que accidentalmente está en tensión.

En cuanto a las consecuencias de los accidentes eléctricos, que ya son la tercera causa de sinestrabilidad en los hogares, afectan generalmente, y en mayor medida a daños materiales (subidas de tensión, cortocircuitos), pero lo cierto es que una descarga eléctrica puede resultar letal para nosotros. Así que mucho ojo, prevención y respeto por la electricidad.

Buscas consejos para el ahorro energético en casa?